martes, 7 de febrero de 2017

Tienes Problemas? CONVERSEMOS.


A veces tenemos la solución en nuestras manos, pero no logramos verla con claridad simplemente porque estamos colapsados con las situaciones del día a día. Una mirada externa nos ayudará a comprender lo que no entendemos y a trazar los caminos para poder salir de esa coyuntura de vida que no nos deja avanzar. 

Conversemos, es un coaching de vida.

Te invito a conocerlo.

viernes, 3 de febrero de 2017

Propiedades de la chirimoya y sus beneficios

La chirimoya es una fruta dulce, que se cultiva regularmente en todo el mundo. La forma de la fruta puede ser similar a la de un corazón, desequilibrado, o irregular. Puede ser casi redonda o achatada, con una depresión profunda en la base. La piel o la cubierta de la chirimoya es delgada pero fuerte, que es generalmente de color amarillo o marrón cuando madura.

Debajo de la piel, tiene una capa gruesa de carne blanca-amarillenta que está rodea las semillas. . La carne es blanca y cremosa con un sabor azucarado. Las semillas son de color negro con un brillo y sus semillas no se consumen pues son ligeramente venenosa.

La chirimoya promueve la digestión y se utiliza como una cura para el vómito, la diarrea, la disentería y el vértigo. Cuando se seca y se machaca en polvo, se utiliza como cura para el tratamiento de los piojos. La fruta tiene un alto contenido de calorías y contiene minerales como hierro, fósforo , calcio y riboflavina. A continuación, les dejamos con los increíbles beneficios de la chirimoya para la salud:


La carne de la chirimoya, está llena de vitamina C, un antioxidante que puede luchar contra los radicales libres en el cuerpo. La fruta también tiene vitamina A, lo cual es bueno para la piel, una mejor visión y para el pelo sano. El magnesio en chirimoyas puede proteger al corazón de enfermedades cardíacas y pueden relajar los músculos. Chirimoyas son una excelente fuente de cobre.

El cobre es un oligoelemento que ayuda a la formación son el cuerpo de la hemoglobina. Cuando una mujer no tiene suficiente cobre en su sistema , hay un aumento del riesgo de que su hijo nazca antes de tiempo. Otros efectos secundarios de una deficiencia de cobre son la debilidad ósea y el descenso de glóbulos blancos. Una persona normal de 70kg, necesita alrededor de novecientos microgramos de cobre cada día.

Positiva para embarazadas. Las mujeres embarazadas necesitan mil microgramos de cobre cada día , y si ella decide amamantar a ella necesitarán aproximadamente mil trescientos microgramos de cobre. Por ello y para que el feto nazca fuerte y sano, se debe consumir regularmente este efectivo alimento de forma semanal.

Bueno para el sistema digestivo. Chirimoyas son ricas en vitamina B6 y potasio, teniendo un montón de fibra dietética, que es bueno para mantener la salud del tracto digestivo y ayuda a la digestión y previene el estreñimiento. Además, son muy buenas para quemar grasa, pues reducen los niveles de éstas a través de la expulsión a través de las heces.

Buena para la piel. Se cree que una pasta hecha con la carne cremosa, se puede utilizar como un bálsamo para el tratamiento de forúnculos, abscesos y úlceras. Las chirimoyas pueden ser secadas al sol y luego molidas en polvo, para ser puestas en la cara durante la noche para eliminar los granos. Además, este tratamiento es efectivo para tratar la disentería y la diarrea.

Zumo de chirimoya puede actuar como un sustituto muy efectivo de la leche. Incluso la corteza del árbol de chirimoya que astringentes y taninos, se utiliza en la fabricación de medicamentos a base de hierbas. Los efectos de éste zumo, poseen un equilibrio nutricional muy bueno, aunque posee más calorías que la leche normal.

Previene el cáncer. Las hojas del árbol de la chirimoya, son increíblemente buenas para tratar el cáncer y los tumores, mientras que la corteza puede aliviar el dolor de muelas y de encías. En muchos productos que se utilizan para prevenir diferentes tipos de cáncer, se utilizan extractos de las hojas de la chirimoya y de su piel.

Beneficios de la chirimoya – Valor nutricional:

Por cada 100 g
Calorías – 100
Proteínas – 2,5 g
Hidratos de carbono – 23,8 g
Grasas – 0,6 g

jueves, 26 de enero de 2017

Diez beneficios de la cerveza que no conocías

Brindis con cervezas

Agua, cebada y lúpulo. Estos son los tres ingredientes de la cerveza, bebida fermentada de baja graduación que, si se consume con moderación, puede tener un papel preventivo en algunas enfermedades y aportar beneficios a nuestro organismo.

De hecho, al contrario de lo que la gente cree, la cerveza tiene bajo contenido calórico (adiós al mito de la panza cervecera) y posee nutrientes que hacen que pueda incluirse dentro de una alimentación saludable y se integre en la dieta mediterránea, tal y como señala Jesús Román Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca): “La cerveza es una bebida tradicional que, además de aportar ciertas sustancias nutritivas y no nutritivas, es fuente de agua para el organismo. Al tratarse de una bebida fermentada, forma parte de la cultura mediterránea, siempre teniendo en cuenta que es una bebida de adultos sanos cuyo consumo debe ser responsable y moderado”.

Por consumo responsable el experto indica que no es más de 2-3 cañas de cerveza para un varón adulto al día y 1 o 2 para una mujer. Además, la ingesta no debe ser acumulada ante determinada ocasión, como los fines de semana, por ejemplo. 

Algunos de los beneficios que ofrece son:
1) Nutritiva
Por sus ingredientes la cerveza es un alimento saludable. Román indica que contiene diferentes sustancias nutritivas como son las vitaminas del grupo B (en especial destaca el ácido fólico) y contiene un ligero porcentaje de carbohidratos (maltodextrina) y de alcohol.
Los minerales también están presentes, especialmente el magnesio y el calcio, aunque varían dependiendo del agua con la que se fabrica. “Asimismo, hay otras sustancias no nutritivas, pero también importantes para la fisiología del organismo, como son la fibra y los antioxidantes, que provienen especialmente de una planta (lúpulo) que se añade a la cerveza durante su elaboración para darle ese toque amargo”, añade.
2) Prevención contra el infarto
Una caña contra el infarto. Bajo esta frase se puede resumir uno de los efectos que tiene el consumo moderado de cerveza en la salud. “Podría evitar la oxidación de las células, aumentar la cantidad de colesterol HDL (bueno) y proteger frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto”, señala Román.
Las evidencias científicas destacan que beber cerveza se vincula a un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, favorece la función cardiaca global y podría tener cualidades antiinflamatorias que contribuirían a la reducción del riesgo cardiovascular.
3) Huesos más sanos
Ingredientes como el silicio, que promueve la densidad ósea y evita la pérdida del hueso, o los fitoestrógenos, asociados a la mejora de los síntomas de la menopausia y la prevención de la osteoporosis, están presentes en la cerveza, por lo que algunos estudios señalan que esta bebida mejora la salud ósea.
De hecho, cada vez más datos avalan que el consumo de ligero a moderado de cerveza puede reducir el riesgo de fracturas y osteoporosis.
4) Menos infecciones en mujeres
Beber grandes cantidades de alcohol tiene efectos nocivos para la salud, entre ellos, deprime el sistema inmune. Sin embargo, si el consumo es moderado podría mejorar la respuesta inmune contra los organismos que provocan las enfermedades infecciosas.
Según un estudio realizado en adultos sanos por el Instituto del Frío del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), beber cerveza moderadamente durante un mes mejora el sistema inmunológico, especialmente en mujeres.
5) Protección frente a enfermedades como el Alzheimer
El silicio contenido en la cerveza puede estar asociado con la protección de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Esto se debe a que reduce la biodisponibilidad de aluminio en plasma y tejido cerebral, vinculado con algunas patologías neurodegenerativas importantes.
Junto con el café, los plátanos, el agua, las judías verdes y las espinacas, entre otros alimentos, la cerveza es una de las principales fuentes de silicio en la dieta.
6) Prolonga la vida
Esta bebida consta de más de 2.000 componentes que hacen que tenga propiedades antioxidantes. Es decir, beber cerveza con moderación ayuda a proteger al organismo frente a la oxidación y el envejecimiento de las células. Esto previene y/o retrasa la aparición de algunas enfermedades degenerativas.
7) Diabetes y cerveza
En la última década han aparecido estudios que demuestran que el consumo moderado de cerveza influye en la prevención y el control de la diabetes, así como, en la evolución de sus complicaciones.
El documento Efecto preventivo y protector del consumo moderado de cerveza en la diabetes mellitus elaborado por la Sociedad Española de Diabetes explica esta relación: “Componentes de la cerveza como la fibra soluble, los compuestos polifenólicos, los minerales y la baja graduación alcohólica actúan sobre los mecanismos y procesos que desencadenan la diabetes y sus complicaciones; siempre que su consumo sea moderado”.
8) Recuperación en el deporte
¿Cerveza y deporte unidos? La respuesta es sí: la cerveza puede favorecer la hidratación y conseguir que ésta sea más rápida y efectiva de manera que el deportista tenga menos dolores musculares.
¿La razón? Una vez más, sus componentes: las propiedades de sus ingredientes, el bajo contenido alcohólico y sus características organilépticas posibilitan, según una investigación del CSIC y la Universidad de Granada, que sea una buena bebida para recuperar el metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras realizar ejercicio.
9) Ácido fólico en el embarazo
Durante el embarazo es muy importante que la futura madre no ingiera alcohol. “Por eso, si le apetece tomarse una cerveza... tiene que ser sin alcohol”, advierte Román. “La ventaja de esta bebida es que contribuye a la hidratación y además aporta ácido fólico por lo que en el embarazo no es ningún inconveniente que se consuma”.
10) No a la ‘barriga cervecera’
Durante años se ha asociado el consumo de cerveza de forma popular con el aumento de la grasa abdominal, más conocida como barriga o panza cervecera. Sin embargo, esta idea es errónea y diversos estudios señalan que no existe evidencia que lo demuestre, tal y como indican desde el Centro de Información Cerveza y Salud.

La aportación calórica de la cerveza es baja: una caña de 200 ml equivale a 90 kcal y si es sin alcohol la cifra se reduce a una media de 34 kcal/200ml. “La bebida no es la culpable de la obesidad, sino una alimentación desequilibrada, la falta de ejercicio y la información genética”, indican.

miércoles, 25 de enero de 2017

HAMBURGUESA DE LENTEJAS Y GARBANZOS

Hasta hace poco, cada vez que oía esas dos palabras juntas se me cerraba el estómago, pensando en que pronto aterrizaría en mi plato un montón de alfalfa, soja, seitán o cualquier grano macrobiótico. De color parduzco y forma plana y redonda como el original, sí, pero más seco y pastoso que una tortilla recocida durante horas en una sartén.
Vivía en el error, confundido por algunos ejemplares prefabricados con los que he sido castigado en más de una ocasión. Tras probar algunos experimentos, me convencí de que otra hamburguesa vegetariana era posible. Y así, la semana pasada me dispuse por fin a preparar la primera de mi vida en casa.

Gustarán hasta a los más escépticos. / <a href="http://www.facebook.com/pages/Ainhoa-Gom%C3%A0/283723045072542" target="_self">AINHOA GOMÀ</a>
Mi guía espiritual en este camino fue el recuerdo de una Hamburguesa Vegetariana que comía en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco en Caracas hace muchos años. Frente a tanta cocina vegetariana lacia, este local de platos rebosantes de alegría, incluía una hamburguesa de legumbres con cebolla y queso cheddar de lo más apetecible.
En ella me inspiré para las burgers de hoy, tan deliciosas como las del mejor buey y bastante más sanas y baratas. El único misterio que tienen es el de no pasarse con el triturado de las legumbres: no vas a hacer un hummus ni un puré. Doy fe de que fueron probadas por tres carnívoros natos y a los tres les encantaron. Y ninguno dijo la temida frase: "Ya, pero dónde estén las de carne...".
Dificultad
Es una hamburguesa, así que necesitas haber sido ingeniero aeroespacial en la NASA para poder hacerla.
Ingredientes
Para 6 personas
Hamburguesas
  • 400 g de lentejas cocidas
  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 100 g de queso 
  • 50 g de queso manchego semicurado rallado
  • 1 huevo
  • 50 gramos de miga de pan
  • 1 cebolla
  • 1 cucharadita rasa de comino
  • 1/2 cucharadita de pimentón picante
  • 3 cucharadas de perejil picado
  • Leche
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra recién molida
Salsa de yogur
  • 2 yogures
  • 1/2 limón
  • 1/2 cucharada de tomillo seco
  • Sal y pimienta negra recién molida
Preparación
1. Mezclar los ingredientes de la salsa (yogur, zumo del limón, tomillo, sal y pimienta), batir bien y reservar.
2. Picar la cebolla y rehogarla a fuego suave en una sartén con un chorro de aceite de oliva hasta que se ablande (unos 15 minutos).
3. Incorporar la miga de pan troceada y dejar que se tueste ligeramente 3 o 4 minutos. Aderezar con el comino, el pimentón y sal, rehogar un minuto más y retirar del fuego.
4. Triturar las lentejas y los garbanzos lo justo para que se deshagan, pero sin pasarnos y que se forme una pasta.
5. Incorporar el queso feta desmigado, el manchego, la cebolla y la miga con su aceite, el perejil, sal, pimienta y un par de cucharadas de leche. Mezclar con las manos sin amasar.
6. Ligar la mezcla con el huevo batido y dejar reposar unos minutos. Hasta aquí se puede hacer con antelación.
7. Si la pasta se ha quedado muy seca, humedecerla con un chorrito de leche. Preparar un plato con harina y calentar una sartén con aceite.
8. Formar las hamburguesas con las manos, pasarlas ligeramente por harina y tostarlas en la sartén por los dos lados hasta que se doren. Servirlas con la salsa de yogur y ensalada verde.

martes, 24 de enero de 2017

Conoce los beneficios del consumo de la lúcuma

Conoce los beneficios del consumo de la lúcuma

Su sabor es incomparable y por ello su presencia se da en la mayoría de juguerías y heladerías de la capital, y es que la lúcuma es una de las frutas que ha conquistado paladares en el exterior.
Sin embargo, al margen que sea considerado un fruto exquisito es imprescindible conocer las propiedades que tiene nuestra lúcuma.
Fuente de energía. Es una gran fuente de carbohidratos, vitaminas y minerales, por ello aporta a incrementar el nivel de hemoglobina en la sangre, que lo convierte en un extraordinario energizante natural que ayuda a desarrollar nuestras actividades diarias.
Buen humor. Al contener vitamina B3 estimula el buen funcionamiento del sistema nervioso y minimiza la depresión.
Cuida tu piel. En la antigüedad, esta fruta fue utilizada para prevenir y tratar afecciones e irritaciones de la piel. Un uso que aún es dado en la zona alto andina del país. Se recomienda tomarla en jugo y si la mezcla con leche, mucho mejor.

lunes, 23 de enero de 2017

Dieta japonesa: fuente de vida y salud

La comida japonesa es una de las dietas más sanas del mundo. Básicamente los alimentos que siempre están presentes son el arroz, los pescados, las algas, las sojas y una gran variedad de verduras. Además se la suele cocinar al vapor, a la plancha, hervida o sencillamente cruda, por tanto, los platos son bajos en grasas.
Esta gastronomía en general apenas aumenta el colesterol, ayuda a perder peso y según un estudio reduce la tasa de mortalidad hasta en un 15 por ciento.

Sobre sus beneficiosos componentes 

1 Mucho pescado
Si pensamos en la cocina japonesa lo primero que nos viene a la mente es el sushi: pescado crudo con arroz (tradicionalmente ‘sushi’ significa arroz avinagrado). El pescado es una gran fuente de ácidos grasos omega-3, que son conocidos por sus beneficios para el corazón y el sistema nervioso.

2 Menos Carnes Rojas
La carne roja contiene grasas saturadas que pueden contribuir a obstruir las arterias si se comen en exceso, conducir a la obesidad y a aumentar el riesgo de cáncer de colon. Por lo tanto los nutricionistas aconsejan comer más salmón, caballa y sardina, entre otras. Por el contrario se aconseja reducir al mínimo el consumo de carne roja.

3 Productos de soja
Al igual que el pescado, los productos de soja como el tofu, son también una gran fuente alternativa de proteínas en comparación con la carne roja o los productos lácteos, ya que tienen poca o ninguna grasa saturada. Los productos de soja ayudan a reducir las enfermedades del corazón y la presión arterial. Como un elemento básico de la dieta japonesa, los productos de soja son muy buenos para ayudar a mantener el colesterol bajo control.

4 El arroz
Es uno de los alimentos fundamentales de la comida japonesa, tanto así que se sirve con casi todas las comidas del día, desayuno incluido. Es un buen carbohidrato, es bajo en grasas y tiene efecto de llenado con lo que ayuda a reducir el consumo de otros alimentos altos en calorías. Sin embargo los japoneses podrían mejorar más su salud sustituyendo el arroz blanco por el integral.

5 Fideos
Los fideos japoneses también son un elemento básico de la dieta de esa nación y están hechos de harina de trigo islámico que ayuda al proceso digestivo. No contienen harina blanca y se consideran significativamente más saludables, siendo alto en fibra. Ayudan a eliminar el colesterol, así como a promover el ritmo regular del intestino.

6 Alto consumo de verduras
Los japoneses consumen grandes cantidades de verduras, y no es raro que una sopa de verduras o incluso una ensalada se tomen como desayuno.
La dieta japonesa tiene la ventaja sobre la dieta occidental de contar con su alto consumo de verduras crucíferas como la col, el brócoli, las coles de Bruselas, col china, coliflor, col rizada, y el berro. No sólo son ricas en vitamina C y fibra, sino que también contienen potentes propiedades anti-cancerígenas.
Los métodos para cocinar las verduras incluyen el salteado ligero o la cocción al vapor, es lo que ayuda a retener el máximo de sus nutrientes.

7 Tés saludables
El té verde japonés tiene numerosos beneficios para la salud. Se cree que este té puede ayudar a regular la presión arterial, reducir el azúcar en la sangre, estimular el sistema inmunológico, reducir el colesterol, a retardar el proceso de envejecimiento, y algunos estudios incluso han demostrado que el té verde puede ser eficaz en la prevención del cáncer.

8 Postres saludables
Los japoneses también saben disfrutar de algunos postres occidentales como el helado o el pastel, pero son más propensos a consumir frutas de estación.

9 Porciones de comida más pequeñas
Las porciones de comida en Japón son más pequeñas y reduce la posibilidad de comer en exceso. Cuando los turistas occidentales viajan a Japón se encuentran que cuando salen a comer, las comidas son más o menos la mitad del tamaño de lo que están acostumbrados. 

Estudio

Según un estudio publicado en The BMJ, las personas que llevan una dieta japonesa tienen probabilidades más altas de vivir más tiempo. De hecho las mujeres japonesas viven más tiempo que la media del resto de los humanos: 87 años y en los hombres el promedio es de 80 años. Esta longevidad ha sido directamente asociada a la dieta que tienen los japonenses,ha publicado la Vanguardia
El estudio ha llegado a la conclusión de que los científicos estudiaron los comportamientos alimenticios de 79.594 personas durante 15 años y llegaron a la conclusión de que los individuos que comían siguiendo el régimen japonés de manera más estricta tenían una esperanza de vida un 15% superior a la de los demás.
La muestra representativa de la encuesta estaba integrada por personas de todo el país con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años. Se les entregó un cuestionario dietético que tuvieron que volver a rellenar cinco años después. Entre los alimentos que aparecían en el cuestionario estaban el arroz, la leche de vaca, el tofu, filete de ternera, las mandarinas o la cerveza, según publica La Vanguardia.
Dependiendo de lo bien que se ajustasen a la dieta recomendada según las “guías japonesas”, las personas recibían una puntuación u otra. Así, después de 15 años de seguimiento, los científicos podían relacionar el tipo de dieta con enfermedades como el cáncer o las afecciones cardiovasculares. Una de las sorpresas fue que las personas con puntuaciones más altas (dato positivo) fueron mujeres, bebedoras de té verde y consumidoras de altos niveles de calorías.
En el caso de la primera enfermedad su relación con la alimentación no quedó del todo clara. Tener una buena dieta parece beneficiar personas de peso adecuado, pero ese vínculo no es significativo en personas con sobrepeso u obesidad. Se necesitan más investigaciones para determinar quiénes se benefician y por qué, señalan los investigadores.
En relación a las enfermedades cardiovasculares, las personas que tenían una dieta rica en pescado, vegetales y frutas tenían menos probabilidades de morir por dicha causa. Teniendo en cuenta los resultados de dicho estudio, a las personas que tienen hábitos de alimentación diferentes a los nipones pueden incluir algunos de los hábitos alimenticios de dicho país para mejorar su salud: algunos son tan fáciles como el aumento del consumo de frutas y verduras.